Optimización web orientada a conversión

¿Tus visitas no se interesan por tu producto?


Aunque tu posicionamiento web en Google sea óptimo, aparezcas en primeras posiciones y consigas visitantes, es posible que no vendas.

Es entonces cuando necesitas analizar la experiencia del usuario en tu web, para averiguar por qué no consigues conversiones (usuarios convertidos en clientes)

Causas habituales

  • Desconfianza: En Internet, la confianza es fundamental para realizar una transacción. Así que tu página debe transmitir profesionalidad y claridad para conseguir que el usuario confíe en tu producto o servicio.
  • Expectativas frustradas del usuario: En ocasiones, el usuario llega a tu web esperando encontrar otro tipo de contenido, así que se va decepcionado. La razón podría ser un un posicionamiento web ineficaz, anuncios mal enfocados o un contenido confuso.
  • Contenidos poco atractivos: Si quieres destacar entre la competencia, necesitas que tu página tenga unos contenidos atractivos. 
  • Tiempo de carga excesivo: El tiempo medio de carga de las páginas web ronda los 3 segundos. Si tu web tarda más tiempo en cargar, el usuario desistirá y se irá a la página de tu competencia.
  • Problemas de usabilidad: Si quieres que tus visitantes llegue a materializar la compra o a solicitar presupuesto, necesitas tener una web usable (fácil de usar). 
  • Accesibilidad no universal: Garantizar el acceso a los recursos de tu web es fundamental para conseguir el objetivo. Debemos prever qué ocurre en caso de que se pueda cargar una imagen, escuchar un vídeo o leer una información por algún motivo y actuar en consecuencia.
  • Llamadas a la acción confusas: Las acciones críticas que realiza el usuario en la página como pulsar el botón de compra, deben ser claras y persuadir al usuario para que las realice.
  • Exceso de información: El formulario de contacto incluye demasiados campos que el usuario no quiere rellenar. O la web contiene demasiadas secciones y el usuario se pierde navegando sin realizar la acción.

¿Cómo solucionarlo? Analítica web y toma de decisiones

  • Para empezar debemos detectar el origen del problema interpretando los datos que nos aportan las herramientas de analítica web.
  • A partir de las conclusiones obtenidas decidiremos que elementos tenemos que optimizar de nuestra página web.
  • Mediremos los resultados de los cambios realizados mediante tests A/B que nos dirán qué versión de nuestra página funciona mejor.
  • El seguimiento de los indicadores de comportamiento del usuario como puede ser la tasa de conversión o el tiempo de permanencia en la página serán fundamentales para controlar la evolución y la consecución de objetivos.